buscar

Actualidad Tecnológica
Nuestro presente es la mejor garantía de futuro

Usted está aquí: HomeActualidad

El pago del IVA, del 12 al 20 de cada mes con la factura electrónica en Chile

12/03/2015

La flexibilidad y la comodidad a la hora de comunicarse entre el contribuyente y la administración, es una de las grandes ventajas que ha supuesto la implantación de la factura electrónica en Chile. Éstos ya no necesitan trasladarse a las oficinas del Servicio de Impuestos Internos (SII) para timbrar documentos, pudiendo realizar esta tarea de forma electrónica.

Como resultado, una mayor eficacia en el proceso y también una reducción de gastos en recursos. Y cuando nos referimos a Chile, ambos aspectos suponen todo un reto. Las cifras hablan por sí solas. Y es que el 99% de las Declaraciones de Impuestos Sobre la Renta (ISR) se realizan vía internet, el IVA que se declara cada mes también y hasta el 95% de todos los trámites que se realizan ante el fisco, también se presentan por esta red de redes.

No es de extrañar estos datos ya que en Chile hay más de 6 millones de personas físicas y 800.000 contribuyentes corporativos que, tarde o temprano, deben y deberán sumarse a la utilización de la factura electrónica en Chile para llevar a cabo cualquier tipo de trámite. Un proceso que, aún a día de hoy, supone todo un esfuerzo para empresas y contribuyentes en general pero que ha colocado a Chile en la vanguardia mundial de este tipo de transacciones electrónicas.

Sin embargo, no solo dicha flexibilidad de cara a comunicarse con la administración y agilizar los procesos y, por ende, un mayor control económico y fiscal por parte de ésta, son los mayores beneficios que presenta la factura electrónica en Chile. Los contribuyentes chilenos también ven mejorados sus procesos de negocio con una mejorar en la relación cliente y proveedor gracias a la implantación de la factura electrónica en Chile.

¿Por qué? ya no solo porque permite diferir la declaración, sino programar el pago del IVA desde el 12 al 20 de cada mes. Esto supone ayudar ya no solo a la simplificación de las tareas administrativas de los pequeños y medianos negocios y empresas, sino que la factura electrónica formalizará los pagos y la forma de cuando utilizar los impuestos, para no usarlos en forma anticipada. Además, de  agilizar la cadena de pago.

Por supuesto, quedan claros otros aspectos de vital importancia relativos a los costos de impresión, la impresión de talonarios, el riesgo de pérdida de documentos tributados timbrados y la necesidad de tener que optar por duplicados, etc… un ahorro económico pequeño pero importante para este tipo de pequeñas y medianas empresas.

¿Le gustaría saber más?


Solicite información.