buscar

Actualidad Tecnológica
Nuestro presente es la mejor garantía de futuro

Usted está aquí: HomeActualidad

La relación con los partners, clave en la gestión del abastecimiento

04/11/2015

Todas las empresas tienen como objetivo dar una respuesta eficiente a los consumidores, con un buen servicio y una amplia la variedad de productos. Sin embargo, a veces esto genera excedentes o, todo lo contrario, una falta de bienes, que supone hacer esperar al cliente Ambas situaciones, supone un coste altísimo económicamente para las compañías. De ahí que sea necesaria una planificación precisa en cada una de las etapas de la cadena de abastecimiento, que requiere una comunicación fluida entre los “partners”.Hoy en día, la tecnología CRP/VMI (Continuous Replenishment Planning / Vendor Managed Inventory) permite conseguir esa sincronización total entre la demanda y la oferta a lo largo de toda la cadena de suministro. Para eso, no solo se aplica un intercambio electrónico de datos, sino que toda la información compartida entre las partes se somete a complejos análisis matemáticos. De este modo, se logra estimar una demanda ajustada a las necesidades reales.En general, podemos hablar de tres pilares fundamentales para mejorar las relaciones “entre partners” y, por tanto, la gestión del abastecimiento a través de la tecnología CRP/VMI:

  • La implantación del EDI (Electronic Data Interchange), que permite a los diferentes perfiles intercambiar mensajes de forma estandarizada, segura e integrada con la información del ERP.
  • El uso de herramientas específicas para analizar y tratar todos los datos intercambiados entre las partes mediante la programación de algoritmos matemáticos que personalizan la previsión de demanda.
  • La automatización de la transferencia electrónica de pedidos, avisos de expedición y órdenes de compra para aumentar la eficiencia y cumplir así con los plazos previstos.
 

¿Cuáles son los resultados?

La adopción de un sistema CRP / VMI basado en estos tres pilares implica un ahorro de costes económicos y un servicio más eficiente. Los proveedores conocen con antelación cuál es la demanda prevista, por lo que pueden ajustar sus planes de producción y de entrega. Así, es posible optimizar los recursos disponibles y reducir el número de incidencias en los pedidos.Por su parte, los distribuidores pueden mantener un nivel de stock óptimo, algo muy importante sobre todo en el caso de las mercancías perecederas. Como resultado, se evitan desperdicios y es posible garantizar una entrega a tiempo.Si tienes dudas sobre este sistema de gestión del abastecimiento y sus beneficios, pueden consultar aquí las preguntas más frecuentes.

¿Le gustaría saber más?


Solicite información.