buscar

Actualidad Tecnológica
Nuestro presente es la mejor garantía de futuro

Usted está aquí: HomeActualidad

¿Se benefician las multinacionales chilenas de la factura electrónica?

05/11/2015

Fue el origen de la factura electrónica en Latinoamérica y hoy en día es uno de los países con mayor índice de penetración de esta tecnología. Chile está preparado para operar con comprobantes electrónicos desde el año 2003, aunque no fue hasta 2014 cuando el Servicio de Impuestos Internos (SII) decidió establecer un cronograma de adopción progresivo. Antes de febrero de 2018, todas las compañías chilenas deberán haber migrado al Documento Tributario Electrónico (DTE), tal y como determina la Ley Nº 20.727.

Hoy en día, el vocero del SII, Ricardo Pizarro, calcula que más del 90% de las empresas están preparadas para operar en este sistema. Las primeras en dar el paso fueron las grandes, obligadas desde el 1 de noviembre de 2014. Pero ¿aprovechan estos negocios todas las ventajas que puede aportar la facturación electrónica? Aunque las grandes compañías del país disponen de recursos suficientes para afrontar el salto tecnológico, también se enfrentan a un reto importante: la internacionalización.

La mayor parte de estos negocios operan en diversos mercados que, al igual que Chile, han implantado la factura electrónica. Sin embargo, en cada país los requerimientos que establece la legislación son diferentes: plazo de almacenamiento, estándar y campos exigidos, formato, procesos de validación, etc. De ahí, que las multinacionales se vean obligadas a alinear sus sistemas a las exigencias de cada mercado.

 

¿Cuál es la solución?

Centralizar todas las operaciones en único punto es clave para mejorar la eficiencia de la empresa. El hecho de que una compañía realice todas sus comunicaciones a nivel mundial desde un solo lugar facilita las gestiones y, sin duda, incrementa la productividad. Por esa razón, EDICOM ha desarrollado una plataforma internacional de factura electrónica.

Esta solución se integra en el ERP o sistema de gestión habitual de la multinacional e incorpora los requerimientos fiscales y legales que han fijado más de 60 países de todo el mundo. De este modo, la plataforma es capaz de generar, declarar, enviar y almacenar cualquier comprobante electrónico de forma automática desde un único punto, sin importar la ubicación del destinatario.

Para garantizar la conectividad con las entidades tributarias, la solución cuenta con un potente HUB de Administraciones Públicas, capaz de comunicarse con cualquier organismo público. Además, detrás de esta solución trabaja un Observatorio Internacional de e-Factura que se encarga de estudiar los nuevos requerimientos legales que se van produciendo en todo el mundo. Es decir, se trata de una solución constantemente actualizada.

¿Le gustaría saber más?


Solicite información.