Actualidad Tecnológica
Nuestro presente es la mejor garantía de futuro

Usted está aquí: HomeActualidad

La implantación del DTE puede ahorrar hasta un 80 %

10/10/2014

DTE Chile

Más de una treintena de países de todo el mundo se encuentran inmersos en la implantación de la factura electrónica. Entre ellos Chile, donde a partir del próximo mes de noviembre las grandes empresas del país ya deberán emitir obligatoriamente el Documento Tributario Electrónico (DTE). También otros Estados de Latinoamérica como Argentina o Guatemala están avanzando en la migración a este sistema durante 2014. En general, según la consultora Billentis, este año el crecimiento internacional de la factura electrónica podría alcanzar un 20 %.

Sin duda, una de las principales razones de esta expansión de la factura electrónica es el ahorro de costos que implica, tanto para las empresas como para las administraciones. Hace más de una década, cuando Chile puso en marcha el DTE de forma voluntaria, un estudio de la Cámara de Comercio de Santiago pronosticaba que la implantación de este sistema generaría ahorros de entre el 40 % y el 80 %, en función del tipo de empresa y del sistema tecnológico empleado.

Los últimos informes amplifican este ahorro hasta un mínimo del 60 % respecto al proceso tradicional. No obstante, gracias a los nuevos sistemas tecnológicos, lo más habitual es que ronde el 80 %. En México, por ejemplo, donde el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) se encuentra totalmente asentado, las grandes empresas del país reducen sus costos de facturación hasta un 90 %, tal y como señala el presidente de AMEXIPAC, Jesús Pastrán. Mientras un comprobante impreso puede costar hasta 120 pesos mexicanos (9$), el promedio de una factura electrónica ronda los 10 o 12 pesos.

 

¿Por qué el DTE incrementa el ahorro?

Con la implantación del DTE, las empresas y el Sector Público automatizan el procedimiento casi por completo. De este modo, se logra agilizar la emisión de las facturas y aumenta la productividad de los departamentos de administración, que reducen significativamente su carga de trabajo. La puesta en marcha del DTE y su almacenamiento electrónico también disminuyen los gastos en infraestructura. Además, las posibilidades de error o de extraviar el documento son mucho menores que con el documento en papel.

No obstante, el mayor recorte de gastos se produce en el envío de los documentos, el papel y la impresión. Un beneficio que no solo es económico, sino también medioambiental. Un estudio realizado por EDICOM en 2012 calculaba que, gracias a las soluciones electrónicas, los clientes de la compañía dejaron de imprimir 800.000.000 folios. Esto significa que se evitaron talar 56.889 árboles.

¿Le gustaría saber más?


Solicite información.