buscar

Actualidad Tecnológica
Nuestro presente es la mejor garantía de futuro

Usted está aquí: HomeActualidad

La factura electrónica, un reto para Estados Unidos

02/08/2016

Aunque la factura electrónica, como sistema para fiscalizar las relaciones entre las empresas por parte del estado, está cada vez más asentada en todo el mundo, en Estados Unidos este sistema se encuentra todavía en una fase muy inicial respecto a los países latinoamericanos y Europa. Esa es una de las principales conclusiones que se extraen de los datos que desvela en último informe de Billentis sobre la situación de la factura electrónica en el mundo.

Pero ¿por qué la principal potencia mundial encuentra frenos para adoptar esta tecnología? Una de las principales causas es que la percepción de factura electrónica, no es la misma que la que se tiene en otras partes del mundo, como los vecinos países latinoamericanos.  En estos,  la efactura se identifica como un documento de datos estructurado con validez legal y fiscal que requiere unas determinadas condiciones de seguridad como la firma electrónica. El estudio de Billentis señala que 2 tercios de las empresas estadounidenses envían facturas en PDF a través de su e-mail, pero menos de un 20% emplea tecnología para la transferencia de datos como el EDI, o aplica procesos de encriptación de los datos como la firma electrónica.

Además, la digitalización en los procesos de gestión empresarial todavía no está demasiado extendida entre las compañías, algo que frena la adopción de otros sistemas como la factura electrónica. En parte, esto se produce porque, tal y como afirma Billentis, los presupuestos que se destinan a la tecnología siguen siendo limitados, algo que en general se puede aplicar también a otras zonas del planeta. Aunque con la diferencia, de que en otras regiones, si existe un impulso por parte del estado en forma de legislaciones que empujan a las empresas a una adopción obligatoria de los modelos de facturación electrónica.

Un nuevo horizonte

A pesar de estos datos, los últimos estudios y encuestas que se han elaborado en el mercado estadounidenses confirman que el interés por la adopción de la factura electrónica está creciendo. De hecho, en los próximos 2 años está previsto que el número de compañías que utilizan este sistema crezca desde el 19% actual hasta el 41%.

Esta expansión estará marcada por la obligación que ha anunciado la Office of Management and Budget (OMB) de que los proveedores del Sector Público emitan factura electrónica a partir de 2018. Una medida con la que el organismo pretende incrementar el ahorro y la eficiencia, tanto en las Administraciones como en las empresas.

Sin embargo, más allá de esta medida, la masificación global de la factura electrónica también será un aliciente para impulsar su utilización en Estados Unidos. De hecho, son cada vez más las multinacionales que deben adoptar este método de facturación en los mercados en los que operan. Esto, nos lleva a una interesante paradoja, donde grandes empresas multinacionales estadounidenses, implementan avanzados sistemas de facturación electrónica B2B2G en diferentes países de todo el mundo, pero sin embargo, sigue siendo una gran desconocida en uno de sus mercados más importantes como es el nacional.

En México, Brasil y Chile, la factura electrónica es obligatoria casi en el 100% de los casos. A ello hay que añadir que prácticamente todos los demás Estados de Latinoamérica están exigiendo su uso progresivamente. Además, en Europa multitud de países, como España, Portugal, Italia o Francia, han establecido la obligatoriedad en el ámbito B2G. Y, en 2018, este sistema será impuesto para toda la Unión Europea. Es decir, que todo el mundo camina hacia un horizonte cada vez más paperless.

Una única solución para todos los mercados

Ahora, con la factura electrónica extendida en todos los continentes, el principal obstáculo para las multinacionales es la adaptación. Y es que cada Estado ha determinado sus propios requerimientos y sistemas. En este sentido, el equipo de EDICOM ha desarrollado una plataforma internacional de factura electrónica que se adapta a los diferentes modelos de factura electrónica que existen en el mundo, con especial foco en Latinoamérica y Europa . De esta modo, las empresas solo necesitan una única plataforma para operar en cualquiera de sus mercados.

¿Le gustaría saber más?


Solicite información.